domingo, 27 de abril de 2008

1 de Mayo - Dia del Trabajador

Me parecio importante aprovechar este blog para recordar el Dia Internacional del Trabajo, por eso les dejo este discurso.

Mañana 1º de Mayo se conmemoraràn 155 años de la sanciòn de nuestra Constitución y 122 de la primer celebración del Dìa del Trabajador, en nuestro paìs.

Dos sucesos fundamentales en la historia de nuestra Naciòn; el primero porque logramos la Organización Nacional a costa de varias guerras civiles, el segundo porque la clase trabajadora decidiò recordar a los obreros que en 1886 en la ciudad de Chicago dieron su vida para lograr la jornada de 8 horas y a la vez hacer oìr su voz ante las injusticias y luchar por las condiciones dignas de vida y trabajo, por su lugar en la sociedad.

La Constituciòn consagra las libertades individuales, asì como nuestras obligaciones y casi cien años después de su sanciòn se incluye en ella los derechos del trabajador, todo ello a costa de sufrimientos y muerte.

Nosotros tambièn tenemos nuestros màrtires, de algunos sabemos sus nombres, otros permanecen en el anonimato. Hombres y mujeres honestos que no claudicaron ante dificultades, ni abjuraron de sus convicciones ante el peligro, que no apostaron a la resignaciòn ni a la muerte del futuro.

Esta fecha nos muestra atravesando una situación muy difícil en todos los campos. Tal vez el hecho màs dramàtico es la absoluta contradicción con las normas constitucionales de muchas leyes dictadas desde entonces. El crecimiento del desempleo y la pobreza entre otros hechos, que nos muestran la falta de ejercicio efectivo de los derechos que consagra nuestra Constitución. Esta distorsión entre el derecho y la vida de los argentinos es la causa màs profunda de la falta de confianza en este sistema.

Por eso resulta ya, casi comùn, referirse al descreimiento de los adolescentes y la distancia que existe entre la escena polìtica y las expectativas de los jóvenes; para muchos las carencias son fundamentales. Para màs la posibilidad de ser consideradoùtil es inexistente, el horizonte es muy borroso y eso produce desazòn.

Quièn puede pedirles a los jóvenes que se sumen para màs de lo mismo?. La búsqueda de què es lo que se merece ir construyèndose y còmo hacerlo es difícil para jóvenes y adultos.

Los mayores en vez de reclamarles lo que no està en sus manos, debemos convocarlos a inventar juntos nuevas alternativas creìbles que permitan ir recuperándole respeto hacia nuestra Constitución, optando y diseñando claves que permitan ir acumulando para un proyecto que prefigure en su pràctica y con sentido democràtico el tipo de paìs al que aspiramos y que por lo tanto merezca la inclusión entusiasta de jóvenes y adultos.

Marchemos pues porque es posible soñar otro tiempo: el tiempo del trabajo, del salario digno, donde ser jubilado sea una bendiciòn y ser adolescente un privilegio. No estamos lejos ni cerca de ese futuro, estamos en el tiempo exacto para diseñar la tierra y el mar que queremos.

Asegurar el derecho a la vida, es decir, al alimento, a la familia, al trabajo, a la salud, a la vivienda es fundamental. El no cumplimiento de estas leyes constitucionales implica una violación esenciala nuestros derechos consagrados en la Constitución y que es imperativo reclamar.

2 comentarios:

Graciela dijo...

El 1 de mayo es una fecha muy importante por los motivos que mencionás en el discurso.
Lo importante es rescatar de la Historia misma sus mensajes y no ser meros expectadores/actores de su devenir.

graciela

Graciela dijo...

Entren al link y vean otra perspectiva de la Historia que uno desconoce en esa insensatez "mental" en que a veces uno se ubica; útil para saber en que parte de la espiral estamos.

Graciela
http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-103118-2008-04-26.html